Índice

El autoconsumo ha cambiado por completo la forma de vida de las personas, en el sentido de aprovechar al máximo los recursos para reducir gastos en la tarifa de luz. Tras un cambio en los hábitos de consumo, una población más responsable con el medio ambiente se atreve a reducir las emisiones de carbono en el planeta a través de instalaciones eléctricas más sostenibles que garantizan por completo la eficiencia energética.

placas solares fotovoltaicas

La eficiencia energética supone una factor con una doble vertiente en donde se busca, por un lado, reducir el suministro eléctrico a través de sistemas que gasten lo justo y necesario durante el transporte y uso de la energía; por el otro, el usuario, en consecuencia, ahorra en las facturas del mes, además de contribuir a un mundo más sostenible y menos contaminado.

El autoconsumo, así, se define como un modelo de consumo en el que el propietario del hogar forma parte en el proceso de producción de la energía para alimentar su vivienda. Llevado al ámbito industrial, su resultado repercute en toda la empresa porque los trabajadores laboran en un entorno más sano y libre de combustibles nocivos que provocan e incrementan la crisis climática en el presente.

Sin duda alguna, la forma más evidente de autoconsumo se manifiesta en placas solares, un instrumento que suele colocarse en los exteriores de cualquier nave, ya sea un patio, terreno o en el tejado, para captar la radiación del Sol para transformar todos sus beneficios en consumo eléctrico.

Las autoridades españolas ya han regulado su instalación y abogan por aumentar su demanda en estos últimos tiempo ante el desmesurado crecimiento de las cifras en los niveles de concentración de partículas contaminantes en el medio ambiente. Para asegurar un futuro más verde. El autónomo garantiza, de este modo, una nueva oportunidad para el mercado de las energías renovables, puesto que se tratan de recursos poco dañinos para la salud del planeta al ser gratuitos en su extracción e inagotables porque proceden de manera espontánea de la propia naturaleza.

Con todo, entre sus aspectos más positivos para el desarrollo de una industria, destacan las siguientes:

  • Ahorro económico: una empresa siempre busca reducir al máximo las pérdidas, de manera que con la práctica del autoconsumo, sin duda alguna, los usuarios podrán obtener un descuento adicional en el pago de las facturas eléctricas del mes.
  • Ahorro energético: las placas solares se componen de baterías que permiten almacenar energía adicional con el objetivo de abastecer de consumo durante la noche, sin depender de la red eléctrica convencional.
  • Si, la independencia energética de estas instalaciones está garantizada, puesto que se pueden conectar a una fuente de energía externa que no dependa de la red eléctrica habitual. De este modo, la nave no depende de una tarifa eléctrica a la que puede dar de baja sin problemas porque las placas fotovoltaicas van a seguir proporcionando electricidad a la empresa.
  • Se trata de una instalación que posee una vida media que oscila los 30 años, por lo que la inversión que se realiza para comprarlas, poco a poco se amortiza porque ni precisan de un mantenimiento exhaustivo ni se reciben facturas con un alto valor monetario.
  • Facilidad de instalación: una de sus mayores ventajas supone las pocas dificultades que supone su montaje, siempre y cuando se disponga de un espacio en el exterior para efectuarlo. No obstante, lo mejor es contar con un profesional experto para asegurar el correcto funcionamiento.
  • Compromiso con la sostenibilidad del medio ambiente y esto provoca que se mejore la competitividad entre las empresas porque se beneficia la empresa de una marca que de cara al mercado provoca una imagen positiva.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
¿En qué podemos ayudarle?