Índice

Pese a que ambas formas de obtener consumo energético emplean los recursos renovables que dispone la naturaleza, la energía eléctrica y el autoabastecimiento, más conocido como autoconsumo, funcionan de manera distinta. En este artículo vamos de definir ambos conceptos, repasar sus ventajas y analizar sus diferencias, de tal manera que se pueda establecer una distinción más clara y concisa sobre ambas fuentes.

energia electrica

La energía eléctrica, el sistema que proporciona suministro mediante electrones

Este recurso nace en las centrales de generación de energía renovable y se obtiene mediante el movimiento de electrones a base de cargas eléctricas que se dan dentro de los materiales que son conductores originados, por ejemplo, en cables metálicos o de cobre. Este sistema se retroalimenta de centrales solares, eólicas y térmicas, entre otras fuentes inagotable y gratuita de la naturaleza, con el objetivo de generar combustible para el hogar.

¿Cómo funciona la energía eléctrica?

El viaje de la energía eléctrica que se produce hasta llegar al enchufe surge de un proceso determinado, puesto que se compone de:

  • Un generador para producir la energía eléctrica mediante las primarias, es decir, por los recursos naturales y que permite, por ende, una reducción de las nocivas partículas que se emiten y contaminan el medio ambiente; o a través de las no renovables.
  • El transmisor que, una vez realizada la transformación de energía en consumo eléctrico en el generador, se envía por torres de sustentación que se encuentran bajo tierra y que tiene como destino final las subestaciones. El papel del transmisor empieza aquí, ya que generan la tensión eléctrica.
  • La tensión eléctrica creada se distribuye a los hogares. El consumidor no puede escoger la empresa que distribuye los servicios, ya que depende de la zona en la que se sitúe la vivienda. Esta empresa garantiza la electricidad en el hogar y atiende, además de asesorar, a los posibles problemas que se puedan originar.
  •  La comercializadora, no obstante, es aquella que el consumidor sí puede escoger: esta se encarga de comprar la energía a las empresas que la generan y de enviar las facturas eléctricas.

El autoconsumo, la vanguardista idea de generar energía desde el hogar

Por otro lado, el autoabastecimiento es una apuesta energética que se asienta en la sostenibilidad y el respeto medioambiental, puesto que extrae consumo eléctrico a través de las energías renovables. Esto provoca que el cliente perciba no sólo un ahorro energético, al consumir solo lo que usa, sino que también consigue abaratar la factura de la luz hasta en un 30 % a largo plazo.

El autoconsumo produce, así, una dependencia energética, puesto que no es necesario que se encuentre enchufado a la red eléctrica para que su sistema funcione. Cabe destacar, así, que su consumo se genera de un 70 % de las energías renovables que recoge mediante placas solares, fuentes eólicas, entre otras, y un 30 % de energía eléctrica, por lo que el usuario tan solo percibe ese porcentaje en su factura.

La Ley 24/2013 del Sector Eléctrico define este tipo de energía como un tipo de consumo destinado a suministrar recursos a uno o más consumidores, puesto que su practicidad permite que una comunidad de vecinos pueda depender de toda su instalación.

Entre sus aspectos más positivos destaca la escasa necesidad de un técnico que cada cierto tiempo revise su funcionamiento. Genera, además, una energía limpia que, en el caso de no querer emplearla más, el usuario tan solo debe dar de alta el servicio de red convencional e intentar practicar el ahorro energético mediante algunas tarifas, como la discriminación horaria, que permiten abaratar el precio de la luz, el gas, el agua y la electricidad durante unas horas determinadas.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
¿En qué podemos ayudarle?