Consejos de ahorro en tu factura de gas

Medidas de ahorro en tu factura de gas

¿Sabías que hay medidas de ahorro muy sencillas con las que puedes reducir tu factura de gas? A continuación, te proponemos ocho tips o consejos con los que conseguirás un ahorro prolongado mes a mes. Quizá haya medidas que ya estés llevando a cabo. De todos modos, seguro que hay otras que te servirán de utilidad.

ahorro en tu factura de gas

1. Buen aislamiento de tu hogar

Un correcto aislamiento térmico de tu hogar es imprescindible. Así optimizas al máximo el rendimiento de tu calefacción durante los meses de invierno. Una parte importante del calor se pierde a través de cerramientos y ventanas. Esto puede percibirse en la temperatura del propio cristal. También en el frío que sientes conforme te acercas a la zona de la ventana. En estos casos, un doble cristal reduce casi en su totalidad la pérdida de calor.

Es por esta razón, por la que cada euro que destines a mejorar el aislamiento de tu vivienda va a considerarse siempre una inversión. El retorno medio será de siete euros.

2. Disminuir el tiempo en la ducha

Puedes acortar el tiempo que inviertes en la ducha, y quitar el agua cada vez que te enjabonas sin orientarla hacia altas temperaturas. Así conseguirás reducir tu factura de gas y de agua de forma conjunta.

3. Programar la caldera a 45 grados

Una caldera fijada a 60 grados supone un gran desembolso que no siempre es necesario asumir. Con una programación que oscile entre los 45 grados, puedes realizar tus tareas cotidianas a una temperatura de confort.

4. No tapar las salidas de calor

Es importante no bloquear las principales fuentes de calor de tu vivienda con muebles o electrodomésticos que puedan obstruir su salida, e impidan que el calor se distribuya por la casa de modo uniforme.

5. Ventilar sin la calefacción en funcionamiento

Hay que ventilar todos los días las habitaciones para renovar el aire y purificarlo. Cuando lo hagas, intenta que la calefacción no esté en funcionamiento. De lo contrario controla el tiempo, para que la pérdida de calor no sea muy significativa.

6. Limitar la temperatura a 21 grados

Los expertos recomiendan no superar los 17 grados durante la noche ni los 21 durante el día. Además de que con esta medida conseguirás un ahorro energético y económico considerable, tu estado físico también lo notará. No es aconsejable estar expuestos a una gran cantidad de calor en nuestro hogar. Puede derivar en sequedad de las vías respiratorias, problemas cutáneos o mareos.

Mantén siempre una temperatura adecuada con las que crees un ambiente de confort en tu hogar, dentro de unos baremos considerables.

7. Elegir electrodomésticos con la etiqueta de eficiencia energética A

Durante el momento de compra de un electrodoméstico, los aspectos que más solemos valorar son la durabilidad, potencia y precio. Aunque realmente, lo que va a repercutir de forma directa en nuestra factura de gas, es su consumo energético.

En todos los electrodomésticos, viene incluida una etiqueta de eficiencia energética que permite clasificarlos. El mejor rango de clasificación es la A, y dentro de este apartado podemos encontrar A+, A++, y A+++, siendo la última opción la más eficiente, que supone:

  • Mayor respeto con el medio ambiente.
  • Menor consumo de electricidad.
  • Mayor ahorro energético.

8. Mantenimiento

Para garantizar el correcto funcionamiento de tu caldera, y asegurarnos de que está trabajando de manera eficiente, es recomendable realizar una revisión cada 5 años. Si tu caldera tiene más de 15 años de antigüedad, se debería comenzar a replantearse una sustitución.

Si necesitas una instalación, modificación o reparación de gas pide presupuesto sin compromiso a través de nuestro formulario de contacto. En Irtesc nos encargamos de todos los trámites en cuanto a documentación se refiere para que no tengas que encargarte de nada.

Deja un comentario