¿Aire acondicionado centralizado o autónomo?

Aire acondicionado centralizado y autónomo

Si tienes dudas entre realizar la instalación de un equipo de aire acondicionado centralizado o autónomo, este artículo es para ti.

Cuando llega el momento de replantearnos la climatización de nuestro hogar, son varias las dudas que nos asaltan. Tenemos que considerar muchos aspectos. Evaluamos las dimensiones del espacio, el confort que queremos conseguir. También nuestras necesidades, así como un presupuesto acorde que valore todos estos aspectos. A continuación, os vamos a detallar el funcionamiento y características de los sistemas de aire acondicionado por conductos y autónomo. Del mismo modo, explicaremos cuáles son las ventajas de cada uno de ellos.

En ambos casos, la composición de este tipo de sistemas está conformada por una unidad exterior, el compresor, y otra interior, el evaporador. Uniendo el compresor con el evaporador encontramos una red de conductos. Por ellos, puede circular aire o agua con gas refrigerante. La función de este gas refrigerante consta de la absorción del calor. Después de esta absorción, se expulsa hacia las distintas estancias en forma de calefacción o refrigeración, dependiendo del tipo de instalación que se haya escogido.

aire acondicionado centralizado o autonomo

Aire acondicionado centralizado

La composición de un sistema de aire acondicionado centralizado es algo más compleja. La red de conductos crea una composición llegando a todas las estancias que se desean climatizar. La extensión de la demanda es determinada. Esto se traduce en una mayor eficiencia energética con su correspondiente reducción del consumo.

En lo respectivo a los aspectos estéticos, este sistema queda oculto tras el techo. Así se permite una libertad total para el diseño de interiores sin equipos visibles. Además, el sistema centralizado otorga dos posibilidades: puedes determinar la misma temperatura para todas las estancias o establecer una temperatura distinta para cada una de ellas, si las necesidades no son las mismas en todas las habitaciones.

Si estás buscando un instalador en Zaragoza, consulta con IRTESC: más de 20 años de experiencia profesional.

Aire acondicionado autónomo

Este tipo de sistemas no pueden climatizar más de dos estancias, por lo que el mecanismo es más sencillo. A través de un conducto por el que se traslada el refrigerante se conectan la unidad interior con la exterior.

El coste que supone la instalación de un sistema autónomo es mucho menor que la de un sistema de aire acondicionado centralizado, ya que la obra a realizar en mínima. Su mantenimiento es muy sencillo. Se puede conservar tu equipo en perfectas condiciones, siguiendo sencillos pasos que puedes realizar tú mismo a lo largo del año. Además, si el equipo fallase por algún motivo particular, tan sólo sería una la estancia afectada.

Elegir un sistema u otro depende de las particularidades de cada estancia. Para zonas como grandes oficinas, el sistema más recomendable es el centralizado. Del mismo modo, también lo es para hoteles o edificios que tienen grandes superficies y una gran demanda de climatización.

Sin embargo, si lo que estamos buscando es un equipo que cubra las necesidades de una vivienda o una oficina pequeña, quizá deberíamos valorar un sistema autónomo.

En Irtesc valoraremos la estancia a climatizar y te recomendaremos el sistema más adecuado para ti, contacta con nosotros sin compromiso.

1 comentario en “¿Aire acondicionado centralizado o autónomo?”

Deja un comentario